El Dogecoin tuvo una época de ser una de las criptomonedas más grandes del mundo con más transacciones incluso que el Bitcoin. El boom lo causó una publicidad muy divertida relacionada con un perro de Japón, el cual esta moneda digital le debe su nombre DOGE-Coin. En el sitio oficial Dogecoin, Doge es mencionado como una “mascota amigable y divertida”. El Shiba Inu es un perro japonés que se hizo famoso en forma de meme en el año 2015 y contribuyó para aumentar la popularidad del Dogecoin.

La comunidad que sigue a este proyecto es muy grande. El 19 de enero de 2014, dicha comunidad recaudó US $ 30.000 para que el equipo jamaiquino de bobsleigh pueda participar en los Juegos Olímpicos de invierno. Claramente no se trataba de un objetivo financiero sino más que nada de un apoyo humano. Pese a eso, el valor de la criptomoneda se incrementó mucho en ese momento.

El valor total de todas las transacciones de Dogecoin totalizó más de US $ 8 millones. El Altcoin nunca fue caro pero hoy en día la cotización tampoco es lo más barata. Así y todo, es interesante estudiar sus movimientos para evaluar si valdría la pena comprar Dogecoin en la actualidad.. Su capitalización de mercado actual se encuentra en torno a los US $ 450.000 millones.

¿Qué es el Dogecoin?

El Dogecoin es una criptomoneda que fue separada del Litecoin, y también depende de una conexión peer-to-peer con lo que funciona de forma similar al Litecoin.

En verdad, el Dogecoin fue creado como una especie de broma para burlar al Bitcoin. Si quieres conocer un poco más sobre el boom que tuvo Dogecoin, puedes buscar “Doge Meme” en Google y chequear los primeros resultados de la búsqueda.

La moneda se lanzó el 8 de diciembre de 2013. El Dogecoin utiliza el algoritmo de prueba de trabajo. La creación de un nuevo bloque no demora ni la mitad del tiempo que el Litecoin: 1 minuto, en vez de 2,5 minutos.

Al contrario de otras criptomonedas, el número de tokens emitidos no fue limitado. A decir verdad, se proyectaron lanzar alrededor de 100 billones de unidades. En comparación, el Bitcoin rondó los 21 millones de unidades y el Litecoin 84 millones. Sin embargo, el fundador de Dogecoin el 2 de febrero de 2014 decidió que el Dogecoin no iba a tener un límite.

Esta moneda virtual tiene un perfil ligeramente inflacionario. Desde 2015, se crearon cerca de 5,25 mil millones de Dogecoin todos los años. Esto corresponde a una inflación del 5,3%. Sin embargo, cabe destacar que la cantidad emitida de Dogecoin permanece constante con lo que se espera que el nivel de inflación sea menor en los próximos años y décadas. Para el 2050, se espera que el Dogecoin tenga un nivel de inflación debajo del 1,9%.

¿Cuál es la situación actual del Dogecoin?

Antes que nada, es importante destacar que no vale la pena realizar minería del Dogecoin. Por lo menos no para un minero individual con una PC de alta gama que intenta ganar dinero con la minería de criptomonedas.

En su momento, la cotización del Dogecoin parecía prometedora. Observando el gráfico de Coinmarketcap, se nota que hubo muchas subidas en su precio, con lo cual si uno hubiese comprado cuando estaba barato y vendido a un precio más alto, seguramente se hubiera podido obtener un gran beneficio que hasta tal vez llegue a duplicar la inversión inicial.

En varias oportunidades, el Dogecoin fue considerado como si estuviese en las últimas fases de su existencia. Pese a eso, la comunidad Dogecoin continúa con su trabajo. La cotización de los últimos 6 meses demuestra que el Dogecoin todavía quiere seguir luchando por ocupar un lugar de importancia en el mundo de activos digitales. Por eso, los miembros de la red Dogecoin están trabajando en un plan que permita convertir a la moneda en sustentable. Una idea, por ejemplo, es construir una blockchain semejante a Ethereum para implementar Contratos Inteligentes.

¿Qué crees? ¿Consideras que Dogecoin aún tiene potencial para seguir creciendo o que ya está transitando sus últimos días?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.