Criptomonedas emitidas por bancos centrales pueden ser armas geopolíticas

Criptomonedas emitidas por bancos centrales pueden ser armas geopolíticas

Diferentes naciones han buscado insertarse en la nueva economía digital a través del estudio de la emisión de stablecoins que, al ser propuestas por bancos centrales, se denominan CBCC (Central Bank Crypto Currencies). En este campo, una de las naciones más avanzadas es Suecia, cuyo proyecto involucra al banco central más antiguo del mundo, el Riksbank, una institución de más de 350 años. En el país, sólo el 13% de la población todavía utiliza dinero físico en sus transacciones.

Sin embargo, uno de los proyectos que más ha generado bombo en el mercado es el del PBoC, el Banco del Pueblo de China, banco central del país, que controla la circulación de moneda en la segunda economía más grande del mundo, y que recientemente ha aumentado los esfuerzos de investigación y considera tanto la emisión de una CBCC como el apoyo a instituciones domésticas que buscan desarrollar una criptomoneda propia respaldada en el yuan, tal como el dólar para el token USDT (Tether).

Un artículo de coautoría de Li Liangsong, investigador del PBoC y profesor de la Universidad Fudan de China, explora el desarrollo reciente de stablecoins globalmente, argumentando que este progreso en el campo de las criptomonedas, en especial con relación al USD, fortalece el papel dominante del dólar estadounidense en el sistema monetario global, pero puede tener un efecto negativo sobre otras monedas fiduciarias, dejando en abierto la necesidad de que China se adapte a este nuevo escenario económico para construir un camino propio ante la dependencia de la influencia de la moneda estadounidense.

Para Joel Kos, instructor del curso de inversión en encriptación de Blockchain Academy, el movimiento del Banco del Pueblo de China, así como de otras naciones, como Venezuela, está mucho más relacionado con movimientos geopolíticos que con cualquier apoyo o legitimación del ecosistema de criptomonedas. Según Kos, los gobiernos no están hablando de “reconocer la criptoeconomía”, sino en posicionarse en un nuevo escenario en el que las fuerzas globales de política y posicionamiento frente a la globalización pasan a “pelear” en un nuevo campo.

Las stablecoins vienen siendo el centro de atención del mundo cripto en 2018. Tres son perseguidos: los respaldados en depósitos bancarios / fiat (como el Tether, Paxos, Circle, etc.), los respaldados en cripto (como el Maker Dai y BitUSD), los respaldados por algoritmo (como el Basis y la Reserva). Pero todos estos establecimientos ocupan un vacío dejado por los bancos centrales que no proveen alternativa de moneda nacional en cripto, las CBCC.

Lo que el PBoC está estudiando es crear su propia “stablecoin” en yuan, que tendría la ventaja de toda moneda nacional (curso forzado en la economía y poder ser utilizado para pagar impuestos). En el caso de China tiene una ventaja política, pues hoy el sistema financiero internacional sufre una fuerte influencia de Estados Unidos. Las restricciones impuestas por Estados Unidos afectan a las relaciones comerciales con países y empresas en todo el mundo.

Un cripto yuan sería una forma de facilitar estas relaciones entre China y otros países sin sufrir estas restricciones. Por ejemplo, un exportador de petróleo iraní podría exportar a China, recibir cripto yuanes sin pasar por el sistema financiero internacional (Swift, etc). Y luego usar estos cripto-activos emitidos por los bancos centrales para comprar bienes y servicios en China. O incluso comprar de otros países que aceptan recibir yuanes.

“Es una forma de amenazar la hegemonía del dólar y del sistema financiero internacional (que sufre fuerte influencia de EEUU). Es decir, hay mucho más por detrás de esta iniciativa”

Destaca el experto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.